Declaración de artista

Mi obra se origina de intuiciones respecto a diversos objetos y fenómenos, intuiciones que después de una constante vivencia se transforman en reflexiones artísticas, plásticas y conceptuales.

Mi origen indígena me ha hecho vivir las tensiones y contradicciones de un “doble habitar” y me ha situado en periferias y centros, en exclusiones e inclusiones. He tenido la oportunidad de acceder a repertorios culturales diversos; vivir “dentro y fuera” de sistemas institucionales (sociales, económicos, religiosos, políticos, tecnológicos y lingüísticos). Esta condición se refleja en mi obra y la dota de cierta particularidad: la de ver y estructurar la realidad dada a partir de una gama más rica de posibilidades y lecturas.

Mi práctica artística es una manera de “provocar” lugares de tensión y de disputa, en aquellos territorios (estéticos, económicos o políticos) que usualmente se enuncian como estructurados, plenos o neutrales y que al mismo tiempo indican modos homogéneos y hegemónicos de habitar. Entretejo enunciados a partir de mi entorno inmediato, con una actitud de práctica artística fundida con la misma vida genero reflexiones, inflexiones y especulaciones. Me adentro en el contexto donde se configuran los objetos, prácticas y vivencias que se desarrollan en mi obra; recurro a menudo a elementos sígnicos dispares, entrecruzando los aspectos suntuosos del capitalismo y del poder, en relación a la más extendida pobreza de los pueblos. Es una reflexión acerca del poder y el simulacro, pero también sobre aquello que el simulacro y el poder han ejercido.

El contexto me es importante, en tanto dimensión natural e inmediata del habitar. He realizado algunas prácticas en contexto que tienden a lo comunitario, pero las considero como una manera natural de relacionarme con mi comunidad y con personas de mi entorno. No confío en la forma hegemónica, artificial y utilitaria de generar relaciones comunitarias esporádicas, ni en los discursos de la” negociación “política plena, para la realización de obras comunitarias o relacionales.

No me sujeto a un medio específico, trato de generar reflexión explorando desde diversos medios. Mi producción oscila entre dibujo, pintura, objeto, fotografía, instalación, intervención y vídeo.

A la par de mis especulaciones artísticas, intento realizar investigaciones de la historia de mi comunidad, una comunidad indígena “Ngiba” de la Mixteca Poblana en México. Para ello recolecto información, documentos, objetos y narraciones; esta tarea tiende a la conformación de “archivos comunitarios”, que recopilan información sobre el sentido y la importancia de nuestra construcción vernácula; la música de viento, y los enfrentamientos armados que ocurrieron en el pasado debido a las disputas políticas entre indígenas y caciques.

Ulises Matamoros Ascención